Santeros Venezolanos

La Segunda Tierra Yoruba.

Publicaciones

Los Ibeyis o Jimaguas

Posted by Administrador on 28 Ee febrero Ee 2012 a las 9:05

Los Jmaguas

Etimológicamente la palabra de origen yoruba Ibeyis, proviene de dos vocablos “Ib” , que traducido significa nacer y “Eyis” significa dos, su significado seria “Nacimiento doble” en alusión a los gemelos; fueron concebidos por Oyá, en el signo del corpus de ifá Okana Meyi, Okana Tonti, Okana en el Diloggún (1-1),,

cuenta uno de los patakí de este signo que oyá no podía tener hijos, y por tal motivo se fue a ver orula el cual la consulto y le dijo que para poder tener hijos tenía que hacer Ebbó, al pie de una mata de orozún de la cual ella tenía que arrescostarse, Oyá hizo su Ebbó como le fue indicado y salió embarazada y en el momento de dar a luz parió 9 jimaguas, entre los que podemos citar : Taiwo (To—aiye—wo: El que viene a probar la vida). El segundo que nace es llamado Kehinde (Ko—ehin—de: El que viene detrás de otro) y es el mayor de los dos.

El pueblo Yorubá dice que Kehinde siempre envía a Taiwo adelante para descubrir si la vida vale la pena; en el momento que Oyá repartió a todos los jimaguas, le da taiwo, kehinde a Shangó, para que se encargue de su crianza, este al no saber qué hacer con ellos se los lleva a Yemayá, quien los termina de criar. Los Ibeyis son Orishás niños de la cultura yoruba en su condición de espíritus infantiles, se liga a todos los inicios por ejemplo: el nacimiento de un ser o la germinación de todos las plantas, etc., cuando se habla de Ibeyis hablamos del único orishá doble de la cultura africana, ese es el motivo por el que representa la dualidad, cuando realizamos una ofrenda tenemos que agasajar estas deidades juntas.

Estas deidades son llamadas también “Adonjunkales”, que significa “con ojos brillantes en la casa” hay que darle todos los que ellos pidan, para que venga la prosperidad y la buena fortuna a la casa. Estos orishás son machos los dos, así lo podemos apreciar en el patakí del signo Otura el diablo U Otura Dí, en el Diloggún Meridiloggun Tonti Oddí (16-7) que narra la historia donde los ibeyis vencieron al diablo a continuación se las narrare:

 

 

Patakí

 Los ibeyis se dirigían a un pueblo y tenían que pasar por un cruce de camino, en ese sitio el diablo había preparado una trampa para matar a todas las personas que por allí cruzaron, el diablo vio a aquellos niños que venían caminando y se compadeció les salió al paso y les dijo que regresaran que por allí no podían pasar y que no volvieran mas por ese camino.

 Los ibeyis antes de irse, se dieron cuenta que el diablo tenía escondido un gran tambor y otras trampas. Ellos regresaron a su pueblo pero por el camino Iván pensando la forma de vencer al diablo para poder seguir por el camino que él le había prohibido y para que el diablo no siguiera matando a más personas, ellos se acordaron que el diablo tenía un tambor y cuando llegaron al pueblo se fueron a buscar uno también, con el tambor en su poder corrieron hacia el sitio donde el diablo se encontraba, cuando estaban cerca uno de ellos se oculto en el monte que era bien espeso, el otro se le presento al diablo con el tambor en la mano, y el diablo al verlo se molesto y trato de agarrarlo este corrió cerca de donde estaba su hermano escondido y desde allí le grito al diablo espera hagamos una apuesta yo tocare este tambor y usted bailará con la música si yo me canso primero que usted habré perdido y me iré y si usted se cansa de bailar me pedirá que yo pare y entonces me dejara cruzar, el diablo que era muy poderoso se sintió fuerte y acepto el reto el jimagua comenzó a tocar el tambor y el diablo comenzó a bailar el tiempo pasaba y pasaba y el jimagua no paraba de tocar, pero no se daba cuenta que cuando el bailaba y daba la vuelta quedaba de espalda al jimagua y en ese momento el otro jimagua que estaba escondido en el monte se cambia con el que estaba tocando y seguía tocando el tambor el diablo muy sofocado se preguntaba ¿Por qué será que siendo tan chiquito no se cansa de tocar? Así fueron pasando las horas los jimaguas turnándose en el toque de tambor, hasta que el diablo sin fuerzas y exhausto cayo de bruces al suelo perdiendo totalmente el conocimiento. Momento que aprovecharon los ibeyis para cruzar y así le ganaron la apuesta al diablo, que nunca supo que eran dos los que lo habían vencidos.

Por eso en este signo Maferefun los ibeyis, nunca haga trato con nadie donde usted se considere el mas fuerte, no vaya hacer que sea usted el que pierda, donde tiene que evitar extenuarse ya que puede perder el conocimiento.

 Si leemos cuidadosamente la historia nos damos cuenta que son dos varones los ibeyis, y no hembra y macho como algunas casas de santos acostumbran a tenerlos, es tan cierto esto que los negros africanos que llegaron a cuba y que vivieron el proceso de sincretismo de la diáspora les dieron su sincretización con San Cosme y san Damián, cuya celebración se les hace el 27 de septiembre en cuba.

 Por lo que cuando se reciben deben ser dos machos y no hembra y macho, muchas ceremonias se han perdido y la de los ibeyis no es la excepción, por lo que tenemos que tratar de rescatar esta cultura folklore y valores que prácticamente están desapareciendo, cada persona le agrega o le quita algo a la ceremonia de los ibeyis, por lo que actualmente se ha extraviado, pero tenemos que recuperarla, en este proceso de la diáspora afrocubana.


 

Categorías: Yoruba

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

You must be a member to comment on this page. Iniciar sesión or Register

0 comentarios